La compasión. Apología de una virtud bajo sospecha [Aurelio Arteta]

17.31 €

fronterad

Aunque nada más mereciéramos -o tal vez por merecer la nada-, eso que siempre merecemos es compasión

Más detalles

Puedes encontrar —o encargarlo, si en ese momento no lo tienen— este mismo libro en estas librerías. Si no ves en el mapa una que te quede a mano, escríbenos a librerantes@librerantes.com, a veces se nos pasa actualizar el mapa, y no están, seguramente, todas las que son…


Fuera del marco religioso, el sentimiento de compasión  -o de piedad-  no goza hoy de excesivo prestigio, como podrían corroborarlo varias de nuestras locuciones ordinarias. Tampoco la historia del pensamiento, salvo notorias excepciones, se ha mostrado siempre lo bastante piadosa con la piedad. Al contrario, una sospecha muy general nos la presenta como una emoción triste nacida de la impotencia y la debilidad, un sentimiento tan blando e ineficaz como proclive a la desmesura, un afecto morboso que a menudo apenas logra encubrir el propio goce en la desdicha ajena y hasta cierto afán de humillar al desgraciado. Mal podría aspirar a tenerse por virtud la que ha sido tachada de pasión mala e inútil.

Pero el trabajo racional ha de traer a la luz el sentido último de la compasión a fin de pensar aquello a lo que oscuramente apunta, los resortes que la disparan: la dignidad del hombre y su consciente finitud. El hombre es un ser miserable -es decir, digno de ser compadecido- por albergar a la vez la miseria de su fragilidad mortal y la grandeza de su exclusiva libertad. Desde ese íntimo pesar de pertenecer a la comunidad de quienes se saben mortales, ¿qué otra cosa podríamos reclamar más acá del amor y más allá de la justicia, como no sea la piedad? Aunque nada más mereciéramos -o tal vez por merecer la nada-, eso que siempre merecemos es compasión.

Sobre el autor

Aurelio Arteta ha sido catedrático de Filosofía Moral y Política en la Universidad del País Vasco. Su tesis doctoral versó sobre Marx: valor, forma social y alienación (Libertarias, 1996). Ha recopilado algunos de sus artículos de opinión en A diestro y siniestro (1992), Parva política (1995) y Fe de horrores (1999). Autor de ensayos éticos, entre ellos La compasión. Apología de una virtud bajo sospecha (Paidós, 1996) y La virtud en la mirada. Ensayo sobre la admiración moral (Pre-Textos, 2002). Editor y autor de manuales universitarios como Teoría política: poder, moral, democracia (Alianza, 2003) y El saber del ciudadano. Las nociones capitales de la democracia (Alianza, 2008). Sus últimos trabajos han sido Mal consentido. La complicidad del espectador indiferente (Alianza, 2010), Tantos tontos tópicos (Ariel, 2012), Si todos lo dicen... Más tontos tópicos (Ariel, 2013), A pesar de los pesares. Cuaderno de la vejez (Ariel, 2015) y A fin de cuentas. Nuevo cuaderno de la vejez (Taurus, 2018). En fronterad mantuvo el blog El rincón del moralista.

En prensa

>> La compasión, de emoción ambigua a virtud trágica. Por José Lasaga. En Cuadernos hispanoamericanos

Estamos ante la segunda oportunidad de un libro que el autor publicó en 1996. Es probable que el tiempo transcurrido, casi un cuarto de siglo, no le haya hecho demasiada mella. En el breve prólogo que antepone a esta segunda edición no comenta el autor que haya sido revisada: «a lo que entonces escribí, tendría poco que añadir». Son los privilegios de la filosofía en estos tiempos tan cambiantes. Y si hablamos del mundo y de las cosas que en él acontecen y no de las ideas, la compasión parece gozar de buena salud práctica. Me refiero, claro está, al hecho incontestable de que en la vieja y deseada Europa, deseada al menos desde lo que damos en llamar «tercer mundo», existe un consenso casi universal a favor de la necesaria solidaridad con los desfavorecidos, propios o migrantes, como es debido decir ahora. El gran número de ONG dedicadas a atender toda esa necesidad, nunca tan mostrada como ahora, es una prueba fehaciente de que la compasión es una virtud en forma o, al menos, una emoción compartida y, creo yo, poco sospechosa. Como veremos, otra cosa es la sospecha que pueda recaer sobre su estatuto de virtud, de virtud ética, de hábito virtuoso, más allá del fulminante sentimiento violento que nos provoca la contemplación del mal ajeno —sobre todo, cuando es injusto, caprichoso o azaroso— y la expectativa de que ese mismo mal nos pueda afectar a nosotros. Y antes de entrar en la descripción del libro y en los análisis a que dé lugar, me gustaría señalar un dato biográfico que me parece digno de tenerse en cuenta, aunque sólo sea porque el autor lo menciona en su primer prólogo, fechado en la primavera de 1996. En las últimas líneas del mencionado prólogo, se observa que el libro fue escrito en el País Vasco, de una de cuyas universidades era catedrático de Filosofía Moral y Política; y añade: «una tierra en la que […] unos pocos muestran a diario su falta de compasión con el resto». La alusión al terrorismo de ETA, entonces perfectamente activo, es, por tanto, evidente. Hoy podría serlo menos y el lector de esta edición preguntarse por qué reclamaba Arteta, además de cordura, piedad para esa parte de España. Dicho esto, el libro se mueve dentro del horizonte de la filosofía moral y se ciñe con ejemplar precisión al tema propuesto a examen: la compasión o piedad en su doble dimensión de pasión o sentimiento, con un calado histórico notable, y su aspiración de virtud fundamental para la convivencia entre humanos, incluso entre humanos y otros animales.

>> Sigue

Código9788494858178
AutorAurelio Arteta
ColecciónBiblioteca Anfibia
EditorCarlos García Santa Cecilia
Fotografía de cubiertaRaquel Monje de la serie Balloons
Diseño de la cubiertaEmilio López Galiacho
CubiertaRústica con solapas
Año2019
Páginas325
DirectorAlfonso Armada
Producto añadido con éxito a la cesta de productos!